3 formas para que un viajero pueda formar una comunidad

IEMANJO, aka Ben Harris, shares his tips for fostering community when living a life on the road.

Como artista en gira, estoy constantemente en contacto con personas que anhelan un sentido de comunidad en sus vidas. En mis viajes he encontrado que las comunidades más unidas comparten un sentimiento de propósito, seguridad y conexión con la tierra en la que viven- cosas que son esenciales para un nómada hambriento de conexión. Las comunidades son esenciales para el alma de un artista, ya que fomentan la creatividad y el bienestar. Pero la construcción de la comunidad no es una tarea fácil, especialmente para los habitantes modernos de la ciudad. Se requiere dedicación y perseverancia para unir a las personas de manera consciente, pero los beneficios son muchos y de largo alcance. A continuación se presentan algunas sugerencias de dónde comenzar:

Organiza una reunión o comparte una habilidad.

Dondequiera que la gente se reúna para vivir una experiencia íntima y/o nueva, se crea la comunidad. Tengo un amigo que es terapeuta de masajes en Oakland que organiza un "Healer Jam" mensual en su casa -él invita a su red de sanadores entrenados en varias modalidades (desde masaje tailandés a maestros de Reiki y todo lo demás) y también un grupo de invitados que necesitan de curación o tienen curiosidad sobre algo que no han intentado antes. El resultado es una estupenda noche de “healing touch”, excelentes conexiones para los terapeutas y el intercambio de habilidades para todos. Si la música está en tu calle, invita a tus amigos músicos y organiza una reunión en el lugar. Los músicos anhelan oportunidades íntimas e informales para ofrecer su creación, no conozco a ningún músico que prefiera tocar en un bar bullicioso y lleno de gente. Proporcione un espacio, ayude a la comunidad de músicos, y también construya una comunidad de amantes de la música, dedicados y conscientes. Tal vez su nueva banda favorita nazca en tu sala.

Organiza un día de limpieza en tu comunidad.

Las personas forman conexiones duraderas cuando trabajan juntas por un bien común, especialmente cuando ese bien común está asociado con un sentido de cuidado y protección a la tierra. Si vives cerca del océano o de un río, considera organizar un día de limpieza de la playa o del río. Anima a la gente a venir haciendo una fiesta para compartir comida e invitar a algunas bandas para tocar. Si no está cerca de un cuerpo de agua, contacte a una escuela pública local y ayúdales a crear un jardín. Dale a los niños la oportunidad de jugar con la tierra, especialmente en un ambiente urbano donde se ha demostrado que es beneficioso de muchas formas. Aparte de formar vínculos interpersonales a través de un propósito compartido, el contacto con la naturaleza proporciona tiempo y espacio para la reflexión y una sensación general de bienestar.

Organiza una ceremonia de cacao.

El espacio ceremonial aclara el propósito de las personas y las comunidades; este es un espacio para la reflexión profunda, para dejar atrás lo que está atravesando el camino de crecimiento y satisfacción de un individuo. Nosotros en el mundo occidental moderno estamos re-descubriendo el valor del ritual, y también darnos cuenta de que es una gran manera de construir comunidad. He sido anfitrión de ceremonias de cacao desde el 2015, y puedo dar fe del poder de esta medicina sutil para abrir el corazón y dar lugar a la auténtica expresión de la persona de sí mismo. La forma en que guía mis experiencias ceremoniales difiere cada vez, pero siguen un patrón similar: la conexión con la "fuente" o "Dios" o "Madre Tierra" a través del cacao y la meditación, la conexión con el yo a través de la activación de la voz y el movimiento consciente y la conexión interpersonal Mediante ejercicios de pareja y danza. Guiar una meditación hace que la gente tome conciencia. La música devocional, como el mantra y la canción de la medicina, levantan la energía y abren el corazón, permitiendo a la gente encontrar su fuente de expresión. Cerrar con la danza permite a la gente celebrar la experiencia de tener un cuerpo, sentirse seguro para expresar en movimiento lo que se siente auténtico en el momento. De igual forma, cuando compras cacao, apoyas el sustento de los cultivadores. Yo compro mi cacao de una granja en Guatemala llamada “Finca el Porvenir”-está completamente fuera de la comunidad y tiene un molino de piedra y la electricidad es con energía hidroeléctrica. Los dueños sembraron las más antiguas variedades de cacao en el país, por lo que al beber este cacao no solo estamos contribuyendo a la reforestación y la agricultura sostenible, sino que también ayudamos a propagar cepas casi extinguidas del cacao. No importa si usted elige uno de estos métodos, o crea sus propias ideas, encontrar maneras de fomentar la comunidad es una herramienta fantástica para que un viajero encuentre la conexión. Estas relaciones ayudan a fomentar el crecimiento y la intimidad, lo que le permite profundizar su experiencia de vida y nutrir su arte. Para más información sobre el trabajo de música, masaje y cacao de IEMANJO, visita el website de Ben o escucha IEMANJO en SoundCloud. Para más información sobre el chocolate ceremonial guatemalteco, visita Dalileo Chocolate. 

 Ben Harris aka IEMANJO is a musician, DJ, massage therapist and ceremonial spaceholder based on Planet Earth. Harris lived in New York City from 2013-2015, recording his first full-length album "Medicina" and collaborating with various producers and DJs in the tropical bass scene including Thornato, Nickodemus, and Srikala.

 He was a member of soul singer Allen Stone’s band and the famed Seattle Rock Orchestra and toured internationally with the NYC rock band Outernational, playing trumpet, keyboards and percussion.  IEMANJO first began during his travels through Colombia in 2013. The music synthesizes the sonic universe of Latin America to create a life-affirming, energetic acoustic-electronic hybrid.